CRÓNICA PASQUA JOVEN VILA-REAL 2018

JUEVES SANTO

Los jóvenes de la Parroquia nos reunimos para preparar los oficios de la tarde, ensayamos cantos y nos dispusimos para el Lavatorio de Pies. “En este día de amor fraterno y servicio, Señor, te encontramos al lavarnos los pies”. Compartimos contigo mesa, pan y vino. Comimos de las hierbas amargas volviendo a nuestros orígenes y recordamos nuestras raíces celebrando el Séder de Pésaj (cena judía).

“Shalom alehem nos insiste Jesús”. Después le acompañamos en la oración, “en nuestra debilidad nos haces fuerte, Padre; descubrimos en la noche el misterio de tu amor”. Como el pan, Jesús nos ha elegido, nos tiene en sus manos, nos rompe y nos bendice para que seamos alimento para los demás. “Gracias, Señor, porque aún siendo Dios, te arrodillas y nos enseñas a vivir”.

TESTIMONIOS DE LOS JÓVENES

  • “Mi experiencia en la Cena Judía fue muy divertida, me pareció un tanto extraño porque era algo que nunca había hecho y es como si formara parte del pasado cenando y representándolo así”. (Lydia)
  • “El Jueves Santo dentro de la Pascua Joven realizamos la cena judía, es una forma diferente de cenar dentro de la Semana Santa siguiendo paso a paso esta tradición judía y una forma de compartir una buena cena con gente de la parroquia”. (Javier)
  • “A la Hora Santa fue la segunda vez que iba porque tan solo había ido una vez de pequeña a acompañar a mi abuela. Me gustó mucho poder formar parte del coro y ayudar en la colaboración de las ofrendas, fue muy divertida y el año que viene ¡volveré seguro!”. (Lydia)
  • “Este pasado Jueves Santo tuve el placer de poder participar en la cena judía, donde seguimos la tradición de hace miles de años. Seguidamente celebramos la Hora Santa, donde con Juventud Antoniana nos pudimos sentir más cerca aún de Jesús durante una hora. Para mí fue una experiencia muy bonita, que te ayuda a entender más las ceremonias litúrgicas de la Semana Santa y la Pascua. Es muy recomendable vivir un Jueves Santo así, al menos una vez. Se respiraba un ambiente muy cercano, con confianza y seguridad”. (María)

VIERNES SANTO

Acompañamos a Jesús en el camino hacia la cruz. En este día, el recuerdo entrañable de estos momentos de la vida de Jesús se convirtió en nuestra oración itinerante. A través de diferentes imágenes, signos, textos y cantos revivimos aquellas escenas y las llevamos a nuestro día a día, a nuestra experiencia y a la de aquellos con quienes compartimos este camino de vida. Recordamos las veces que juzgamos y condenamos, las que traicionamos y negamos a Jesús, cargamos con nuestras cruces y ayudamos a sostener la carga de las de nuestros compañeros, oramos ante María y le pedimos fuerza y valentía para salir de la muchedumbre y ayudar a esos rostros sufrientes que nos interpelan. Abrimos una ventana como símbolo de la luz y el aire nuevo que queremos que entre en nuestras vidas, curamos las cicatrices de nuestro corazón con destellos dorados, descubriendo nuestros aprendizajes y acompañamos a Jesús en el momento de su muerte. Contemplando la cruz hicimos un recorrido por los diferentes personajes que de un modo u otro lo llevaron a la misma. Reflexionamos sobre nuestras actitudes y pedimos juntos para que nos ilumine y transforme. “Señor, te encontramos en la cruz, salvándonos a nosotros”.

TESTIMONIOS DE LOS JÓVENES

  • “El Viernes Santo siempre fue uno de mis días favoritos dentro de la Pasqua Jove. Unas horas para alejarse de las ostentosas procesiones y demás, para adentrarse en uno mismo y en Jesús, en la verdadera Pascua. Siempre empezamos el viernes con un vía crucis, que muy bien organizado, con cantos, con signos y con momentos de silencio, nos ayuda a adentrarnos en esos últimos pasos de Jesús, o mejor dicho a vivirlos con él, nos mueve a tener pensamientos, sentimientos, reflexiones… Terminando con un rato a solas con Él, en la adoración de la cruz, un momento muy sencillo y a la vez muy muy especial”. (Carlos)
  • “Acompañar a Jesús en su camino hacia la Pasión. El vía crucis es quizá para mí, uno de los momentos más intensos de la semana santa. Acercarme a cada instante, a cada personaje que surge a su lado y descubrir miradas, lágrimas, sentimientos de dolor, de tristeza… El Viernes Santo me acerca también a María. Su sufrimiento silencioso siempre al lado de su hijo al que está viendo morir, me admira y me sorprende cada vez como si fuera la primera. Y culminando el día… la adoración de la cruz. Silencio y oración ante el mayor gesto de Amor hecho por mí”. (Beatriu)

SÁBADO SANTO

Día de la espera, de la incertidumbre, de la duda. Aprovechamos el paraje natural que rodea nuestra Ermita de la Mare de Déu de Gràcia para hacer el desierto mientras caminábamos. Pudimos vivir en nuestras propias carnes aquello que el audio con las reflexiones nos iba indicando. Incluso el propio camino nos planteaba dudas y dificultades, ¿por dónde ir?, ¿qué camino escoger? Al terminar el desierto un mensaje particular nos esperaba; “te encontramos en la duda, Señor”. Compartimos nuestra experiencia en pequeños grupos y adornamos una vela con aquello que más nos había “tocado”. Fue un día de reflexión y profundidad, de silencio y camino. Por la noche celebramos juntos la Vigilia Pascual en la Parroquia, acompañamos con cantos y entregamos nuestras velas a los pies del altar, como símbolo de la luz que se ha hecho presente entre nosotros. “Señor, te encontramos en Galilea”.

TESTIMONIOS DE LOS JÓVENES

  • “El Sábado Santo viví una experiencia diferente rodeado de un precioso paraje natural. El viento, los pájaros, la dificultad de algunos tramos del camino… todo esto, hacía más especial la dinámica. Descubrí la importancia y lo necesario que es dedicar unos minutos diariamente a reflexionar sobre diferentes cuestiones que alguna vez nos hemos planteado: ¿Qué es lo que realmente me hace feliz?, ¿qué busco?... Y no es fácil encontrar una respuesta a todas estas preguntas, pero gracias a esta dinámica, pude dedicar algunos minutos a pensar en mí mismo y en todo lo que me llena de satisfacción y felicidad. También sobre todas las dudas que giran alrededor de mi cabeza y han cambiado mis planes, me han hecho pararme a pensar y han sido un obstáculo en mi camino… Luego, compartí mis vivencias junto con el resto de mis compañeros y me di cuenta de que todos vivimos momento buenos y malos, que nadie tiene más problemas y dudas que otro… Incluso nuestro ejemplo a seguir, Jesús, se ha planteado las mismas preguntas.” (Filibert)
  • “Me gustó mucho la dinámica del Sábado Santo por la ruta botánica, fue uno de esos momentos en los que te paras a pensar en ti mismo y dejas de lado las preocupaciones, piensas en ti y en realidad te das cuenta de lo que te hace falta y que tienes que empezar a cuidarte. Por otra parte, mientras caminábamos reproducíamos un audio en el que nos contaban las hazañas que hacían tanto Jesús como los apóstoles y te das cuenta de que es difícil mantener la Fe; pero ante todo Jesús siempre estará ahí.” (Sebas)
  • “El sábado se celebró la Vigilia que anunciaba la Resurrección de Jesús, donde pude formar parte del coro, que en mi opinión hace un papel muy grande en este día, ya que gracias a él pude sentir que fue un momento agradable de fiesta y esperanza. Sin duda, volvería a acudir todos los años posibles a la Pasqua Jove. Todas las personas que organizan hacen un trabajo y un esfuerzo muy grande y es de agradecer que piensen en nosotros, los jóvenes.” (María)

 

Provincia Franciscana de la Inmaculada Concepción
Pastoral Juvenil Vocacional
Desarrollado por:
Comisión de Medios de Comunicación Social

LOGOAviso Legal