Convivencia de Córdoba 2017: "ESTO ES LO QUE BUSCO"

Casi 300 (casi de película...), nos juntamos en Córdoba entre chavales y monitores. Una vez más, todos los jóvenes de la zona de Extremadura y Andalucía Occidental nos dimos cita en el Colegio franciscano de Santa María de Guadalupe, de Córdoba: Cáceres, Almendralejo, Villafranca de los Barros, Valencia del Ventoso, Hornachos, Fuente de Cantos, Bienvenida, Sevilla, Umbrete, Espartinas, Villanueva del Ariscal, Córdoba y Lucena. Una convivencia donde nos une nuestro carisma franciscano, sea por colegio, por parroquia, por grupos juveniles...

"Esto es lo que busco". Bajo este lema, giró toda la convivencia. Comenzamos el viernes, BUSCANDO a solas lo que necesitábamos, hasta darnos cuenta que todo nos llevaba a formar grupo. Durante parte de la mañana del sábado, reflexionamos sobre la importancia de nuestros sueños y deseos, de cumplirlos, pero queriendo que Dios sea parte de esta riqueza de nuestras vidas. Después nos pusimos nuestra mochila, y nos PUSIMOS EN CAMINO. El que busca, no puede quedarse parado. Y aprovechamos mientras pasábamos por una divertida ginkana para conocer sitios emblemáticos de la ciudad de Córdoba.

Tras la comida, a orillas del río Guadalquivir, nos acercamos hasta la parroquia de san Nicolás donde tuvimos una oración que nos ha marcado a todos. Después tuvimos la merienda en el parque de Colón y finalmente regresamos hasta el Colegio.

Por la noche, tras la cena, nuestros chavales tuvieron que ENCONTRAR en silencio a unas parejas muy curiosas para poder superar el juego. Sólo el que busca de corazón, puede encontrar lo que realmente necesita...

Y finalmente el domingo tras el último momento de grupo y recoger nuestras cosas, celebramos una Eucaristía muy emotiva preparada por todos y con la participación de algunos padres. Comimos unos ricos macarrones y tras algunos llantos y abrazos, nos despedimos unos de otros para coger los buses de vuelta, hasta nuestro próximo encuentro.

Desde aquí queremos agradecer a la fraternidad franciscana y al Colegio de santa María de Guadalupe su acogida y la disponibilidad de todas las instalaciones para que una vez más podamos vivir esta convivencia de inicio de curso. También agradecemos al fantástico equipo de cocina y mantenimiento toda su labor y servicio. Y cómo no, a nuestro gran equipo de monitores y catequistas, que año tras año acuden a esta cita para que esta convivencia sea inolvidable. Y gracias a los pequeños, que con su ilusión, sus ganas de participar, sus risas y alegría, hacen que estos encuentros sean posibles.

Gracias de corazón a todos. Nuestra familia franciscana crece y nos sigue enriqueciendo.

PAZ Y BIEN