VI MERIENDA SOLIDARIA

El pasado 1 de abril celebramos la “VI Merienda Solidaria” organizada por el Centro Juvenil Francisco y Clara de Almendralejo. Los chicos de 2º ESO eran los encargados de prepararla, pero fuimos todos/as los que formamos parte y sentimos este centro franciscano como nuestro, los que colaboramos y aportamos cada uno/a lo mejor de nosotros mismos: nuestra ilusión, buen humor, solidaridad… y en definitiva, todo nuestro empeño y nuestro cariño en lo que hicimos.

Los fondos obtenidos en esta merienda iban destinados a un proyecto para la construcción de un pozo en Bolivia. Al final serán tres los que se hagan con lo recaudado.

Fue una bonita experiencia la vivida, no solamente este día de la merienda sino también los anteriores con los preparativos, y sobre todo porque tuvimos la suerte de contar con la presencia de la persona que promueve el proyecto de los pozos, el padre franciscano, Pascual Barrio.

Ya la tarde de antes, en catequesis, los jóvenes vieron un vídeo en el que este misionero contaba y podía verse el modo de vida de estas personas tan necesitadas. Creo que esto motivó más a los chicos/as, y a todos los que pudieron verlo, a participar, pues nos concienció de las necesidades que pasan otros y de la suerte que tenemos por poder hacer cosas que vemos con naturalidad porque las hacemos normalmente pero que son muy importantes, como poder abrir el grifo y tener agua para lavarnos y beber.

La jornada de la merienda fue positiva en todos los sentidos pues se trató de un verdadero día de convivencia. Me gustó mucho compartir esa comida fraterna y esa oración ante Jesús Sacramentado antes de comenzar y después de tener ya todo preparado. Es muy bonito comprobar que es una buena causa y la fe lo que nos une a todos/as, sin importar la edad, ni las circunstancias de cada cual.

Esta merienda fue también momento de recuerdo para los que comenzaron a organizarla y que cada año compartían esta bonita experiencia con nosotros, como el hermano Fermín que ya vive en el Señor y desde el cielo sigue intercediendo. Recordando ahora todo lo vivido en esta VI Merienda Solidaria, no puedo dejar de agradecer a la Hermanas Pobres de Santa Clara su generosidad y su cariño, siempre acompañándonos física y espiritualmente y cediéndonos su casa. También al P. Pascual, su amabilidad, esa paz que transmite, tanta cercanía al contarnos sus vivencias que nos las ha hecho sentir nuestras y que estuviera con nosotros ese día.

Gracias al pueblo de Almendralejo y a los jóvenes del Centro y a sus padres por responder a esta llamada acudiendo, no solo a la merienda sino también donando dulces y objetos para la tómbola y colaborando en todo.

Y, por último, gracias hermanos del Centro Juvenil Francisco y Clara porque, tras vivir experiencias como estas, siento que en vosotros encontré una verdadera familia, mi familia franciscana.

Manoli Balas de la Gala.